Urge mayor control en carceles ante contrabando de celulares

0

El Capitolio – “Preocupado y decepcionado”, así dijo sentirse el representante José Chico, tras conocer de primera mano que sobre 1,487 celulares fueron incautados en las cárceles del país.

“Esto es bien preocupante. Si existen tantos controles, como los que hoy el Departamento de Corrección y Rehabilitación dijo que han implementado, el problema es aún mayor”, subrayó el legislador novoprogresista al insistir en el fin que propone el Proyecto de la Cámara 1956 y el cual crearía un registro de números de teléfonos pre pagados, adscrito a la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones.

Chico cuestionó irónicamente “por dónde le entra el agua al coco?, o será a través de un helicóptero que se los tiran desde el aire y los reclusos los cogen?”. Escuchamos siete páginas de un proceso que comienza con el registro simple hasta el desnudo y todavía hay 1,487 teléfonos dentro de la institución, pues entonces las medidas no están funcionando”.

“Soy hombre de soluciones, vengo del campo privado y no veo soluciones en la ponencia, es increíble que en año y pico no sepamos por dónde entran los celulares ilegales a las cárceles”, insistió Chico.

Sobre este particular, el Teniente David Águila, representante del referido Departamento, explicó que los celulares son accesibles a los confinados ya sea a través de visitas, cuando salen a las brigadas en las calles, o a través de su introducción en sus propias cavidades.

Asimismo, dijo que aún cuando reconocen el problema, el mismo se agrava cuando se presentan los casos porque la mera posesión de un celular a un recluso no está tipificada como delito. “Encontrar a un recluso con un celular conlleva solamente la imposición de querellas o medidas disciplinarias que en nada abonan al cambio de actitud de un confinado que en muchas ocasiones están allí por delitos graves y que no le teme a una simple amonestación”.

“Aquí no hay caso criminal. Pueden someterle querellas u otras medidas pero no criminalmente porque aquí el delito es la introducción no la posesión. Esto conllevaría una enmienda a un artículo del Código Penal”, adelantó el funcionario público quien estuvo acompañado de la directora de asuntos legales de la agencia, Lcda. Tania Giobanetti.

“La ley no nos protege ni nos ayuda, los casos se caen por tecnicismo, hacemos el trabajo, vigilamos las visitas, hacemos el rastreo y hasta utilizamos canes que los revisan pero la ley no nos ayuda. Queremos una ley que nos ayude a sostener nuestros casos, porque cuando vamos a las compañías de celulares no saben darnos la información que necesitamos porque no nos apoya la ley”, argumentó la Lcda. Giobanetti.

Contrario a la Ley de Sustancias Controladas que tipifica como delito tanto la distribución como la posesión de sustancias controladas, la mera posesión de un celular dentro de las cárceles no constituye delito alguno lo que ayuda a la proliferación de los mismos.

Según apuntó, el reglamento del Departamento prohíbe el uso de celulares dentro de las cárceles hasta para los empleados, sin embargo, admitió que siempre existen sus excepciones a la regla.

Chico presentó la alternativa de utilizar los bloqueadores de señal dentro del penal a lo que Águila le respondió que dicho mecanismo lo habían implementado anteriormente pero que desistieron porque la Comisión Federal de Comunicaciones los multó por ser un proceso ilegal.

“Instalamos el bloqueador ilegalmente y la FCC nos multó. También hemos tratado de monitorear las señales pero es costoso y bien cuesta arriba. Es una juridisprudencia con base constitucional”, añadió el funcionario público quien lleva 22 años en la agencia de seguridad.

“Creo que entonces debemos violar la ley, y que nos lleven a la corte. Porque si tengo una situación que me está causando en la sociedad tantos problemas tenemos que buscar cómo resolverla”, apuntó Chico al manifestar su indignación sobre la postura en contra que han asumido ciertas compañías de celulares sobre el proyecto.

De los 1,487 celulares incautados en las cárceles, el 50% pertenecía a visitantes y familiares que intentaron introducirlos durante sus visitas al penal.

Open Mobile envió una ponencia alegando estar en contra de la medida porque “pudiera ser discriminatoria para las personas sin hogar que no tienen dirección”.

About Author

Roberto Mercado, Hijo

Roberto Mercado, Hijo - Periodista de www.EnVivoPR.com Trato de ser coleccionista de legos, pero no puedo. Me apasiona la tecnología y la política. Me puedes seguir en la cuenta oficial de EnVivoPR en Twitter: @EnVivoPR y la mía personal es @rmercadohijo