El Capitolio – El presidente del Senado Thomas Rivera Schatz resaltó el jueves la figura de la mujer puertorriqueña al reconocer la lucha que ha llevado ésta durante años por igualar los derechos de las féminas.

Estas expresiones surgieron durante la reinauguración del salón de audiencias María Martínez ubicado en el Anexo del Senado donde se realizaron mejoras eléctricas, mecánicas, restauración del piso, se construyeron nuevos estrados, puertas y fachadas. También se reconstruyo el cuarto de grabaciones y se instaló un sistema de sonido nuevo.

Rivera Schatz expresó su admiración por el legado de María Martínez quien fue la primera senadora mujer electa y sostuvo que “la igualdad en el momento que ella dio la batalla por los derechos de la mujer era uno de los momentos más duros y por eso tenemos hoy que reconocerla.”

María Martínez nació en Ponce el 25 de junio de 1883. Fue educadora, política, legisladora municipal y senadora por acumulación por el Partido Liberal Puertorriqueño de 1936 al 1940.

“Me parece que como sociedad es importante que continuemos la lucha para alcanzar la igualdad de la mujer puertorriqueña y que haya figuras que se mantengan firmes en asegurar la absoluta igualdad en todos los campos para ésta. Pero en ese afán y deseo de continuar ampliando los derechos, manteniendo esa agenda, no nos podemos olvidar de los que dieron el primer paso, no podemos olvidar a aquellas mujeres que fueron las pioneras en esta lucha que todos aquí tenemos que reconocer. Esta mujer ponceña fue una de las propulsoras y que aportó tanto para la mujer en la política. En aquel momento cuando ella llegó al Senado era la única mujer. Hoy el Senado cuanta con 10 mujeres de mi Partido y 1 del Partido Popular. Así que observen como ha crecido esa semilla que ella sembró”, manifestó el Líder del Alto Cuerpo.

Rivera Schatz añadió que “esa lucha de María Martínez ha servido de ejemplo para que mujeres puertorriqueñas continúen abriendo camino no tan sólo en el aspecto político sino en el aspecto empresarial, laboral, artístico en todos los renglones”.

Por su parte, el superintendente del Capitolio Eliezer Velázquez precisó que esta iniciativa del Presidente del Senado tuvo un costo de $45 mil de los cuales el Senado aportó $25 mil y la Superintendencia $20 mil. La ingeniera que tuvo a cargo el nuevo diseño del salón fue Mari Frances González.

De la actividad participaron los senadores José Emilio González y Lucy Arce y los nietos de María Martínez, Teresa Rivera Pérez y Héctor Rivera Pérez.

20110512-013922.jpg